viernes, 22 de junio de 2007

Ey, ¿de qué se trata el TLC?


En la sección de Documentos y Videos de, ¿Porqué SÍ al TLC? de mi blog, incluyo dos encuestas sobre el TLC publicadas en los periódicos Diario Extra y Al Día esta pasada semana. Ambas encuestas - hasta la publicada en el Diario Extra realizada por la UCR - demuestran una amplia ventaja del SÍ sobre el NO. Además, ambas encuestas indican un alto grado de motivación por parte de los entrevistados para participar e ir a votar. No obstante lo anterior, lo que más me llamó la atención de las encuestas es el alto desconocimiento que confiesan tener los entrevistados sobre lo que trata el TLC.

La encuesta del Diario Extra realizada por la UCR indica que 9 de cada 10 costarricenses confesó no conocer bien de qué se trata el TLC. Es decir, que apenas el 10% de la población está totalmente enterada del acuerdo comercial. El 39% de los entrevistados dijo estar algo enterado del tema y más del 50% confesó no conocer nada o muy poco sobre el TLC.

Por su parte, José Alberto Rodríguez, presidente de Demoscopía - empresa que realizó la encuesta publicada en Al Día -, señaló que la mayoría de los costarricenses no conoce suficientemente los alcances del TLC como para definir con claridad una determinada posición (sí o no). “Los conocimientos son muy generales y en algunos casos estereotipados. La información no ha fluido de forma amplia en ninguna de las dos direcciones (a favor o en contra del TLC)”, señaló.
La pregunta lógica que me realizo entonces es, ¿es el referendum la herramienta legal adecuada para votar a favor o en contra de la ratificación de este acuerdo comercial?

Como indiqué en la entrada de mi blog llamada, ¡Vamos, di que SÍ!, la figura del referendum cobra vida en nuestro país mediante recientes reformas a los artículos 9 y 105 de nuestra Constitución Política. Por un lado, el artículo 9 de nuestra Carta Fundamental indica que el Gobierno de la República no solo es popular, representativo, alternativo y responsable, sino que también participativo. Por otro lado, nuestra Carta Fundamental indica que, a pesar de que la potestad de legislar reside en el pueblo y este lo delega en la Asamblea Legislativa por medio del sufragio, el pueblo también podrá ejercer esta potestad mediante el referéndum, para aprobar o derogar leyes.
Tomando en cuenta lo que indican estas encuestas sobre el desconocimiento del TLC por parte de la población, cabe preguntarse:

¿Asumiendo conocimiento sobre el TLC por parte de nuestros diputados, son ellos como gobierno representativo más adecuados que el gobierno participativo del pueblo para definir a favor o en contra del TLC?

¿Es adecuado que el pueblo legisle sobre un tema que desconoce?


Alejandro Beeche Van der Laat


2 comentarios:

Laura dijo...

Uno está tentado a responder que talvez 57 personas que viven a diario el pulso del país y se supone que se informan mejor podrían ser los más aptos para tomar la decisión. Sin embargo, no tenemos certeza del porcentaje de diputados que verdaderamente se informan antes de tomar sus decisiones y yo tiendo a pensar que muchos (al menos para temas nacionales y no comunales) votan según la orientación partidista y sin meditar mucho.

Al menos creo que entre los ciudadanos la motivación puramente partidista se ha reducido y eso podría llevar a una decisión más imparcial sobre el TLC. El riesgo por supuesto sería que la imparcialidad conduzca a decisiones meramente emocionales o dirigidas por publicidad.

Te dejo el comentario y prometo agregar después algo a los posts sobre Cuba, compartiendo detalles de mi experiencia allá en el 2006.

Anónimo dijo...

Aprendi mucho